Era la gran apuesta de Royal Caribbean para abordar el mercado asiático y, concretamente, chino. Grande en sentido figurado y literal: quinto buque de la clase Oasis de la compañía y primero en navegar por Asia, el Wonder of the Seas, tendrá una capacidad máxima de hasta 6.700 viajeros y superará en tamaño al ya de por sí gigantesco Symphony of the Seas, actualmente el crucero más grande del mundo.

Sin embargo, habrá que esperar para verlo en el mar. En un mercado, el de los cruceros, especialmente azotado por el coronavirus y que mantiene en tierra a la práctica totalidad de las flotas, con escasas excepciones -algunas navieras como Hurtigruten  y operadores de barcos fluviales – la pandemia no afecta solo a la operación actual sino también a la futura.

Así, los problemas ocasionados por la Covid-19 en el astillero Chantiers de l’Atlantique en St. Nazaire (Francia) retrasarán los trabajos en el barco, que no podrá ser presentado en Shanghái a mediados de 2021, tal y como se había anunciado, según indica Royal Caribbean en un comunicado dirigido al mercado chino y citado por Cruise Industry News.

En construcción desde abril de 2019, la compañía no ofreció un cronograma alternativo para el debut de este nuevo barco, que acogerá a entre 5.448 y 6.700 viajeros en máxima ocupación “lo antes posible”.

“La pandemia de coronavirus ha causado un impacto sin precedentes en la industria mundial de cruceros y la construcción del nuevo Wonder of the Seas se retrasó debido a su impacto en las operaciones de los astilleros”, se limitó a decir la línea de cruceros, que aseguró que “Esperamos la llegada del Wonder of the Seas cuando la pandemia haya sido controlada”.

La clase Oasis, de la que recientemente se anunció un sexto barco, cuenta con cruceros hasta un 20% más grandes que sus competidores. El Symphony of the Seas es su punta de lanza, con un volumen de 228.081 toneladas y una capacidad máxima de 6.680 pasajeros en su máxima capacidad.

Con 361 metros de largo, tanto como tres campos de fútbol, cuenta con 18 pisos que alcanzan hasta los 72,5 metros de altura. Como si de un resort sobre el mar se tratase, cuenta con decenas de restaurantes y bares, teatros con espectáculos al más puro estilo Broadway, casinos y atracciones que van de toboganes gigantes a paredes de escalada, campos de golf o pistas de patinaje.

Y en cada barco Royal Caribbean se supera, de ahí la curiosidad por conocer el Wonder of the Seas.

Por: arecoa.com

Translate »